sábado, 29 de noviembre de 2014

NEPAL: TREKKING AL CAMPO BASE DEL ANNAPURNA // Entrada 2 de 3


Nuestra llegada a Pokhara fue rápida, gracias a la elección del avión en lugar del autobús. Queríamos disfrutar de esas vistas de postal que goza el lago con toda la línea de los Annapurnas en el horizonte. Sin embargo, en lugar de ello, nos encontramos con cielos grises y nula visibilidad. Tuvimos que esperar al día siguiente, para que al final de la primera etapa se despejaran los cielos. Tras caminar por selvas similares a los bosques de laurisilva de nuestras islas Canarias, se abrió el horizonte para ver la brutal estampa del Annapurna Sur. Sus 7219 metros fueron nuestra primera visual a la gran cordillera del Himalaya. Explicar con palabras ese momento tan soñado es sumamente complicado. Esos recuerdos, esos segundos, llenan el ansia de contemplar esta grandiosidad, aunque sea desde la modestia de un trekking a las puertas del Annapurna I (8091m). Nada que ver con la literatura de Annapurna Primer Ocho Mil, ni las actividades de los excelentes documentales del extinto programa de Al Filo de lo Imposible. Nuestro modesto trekking nos colmó en la curiosidad de conocer un pequeño rincón del Himalaya y vivir unos días en el mismo valle, en el que otros realizaron parte de las mayores gestas del montañismo.


Annapurna Sur (7219m) 

Las primeras etapas transcurrieron por senderos naturales, e interminables escaleras, por un terreno selvático con calor y humedad. Torrentes de agua por cada uno de los barrancos junto al abrumador sonido omnipresente del río Modhi Kola, presagiaban la intensidad de las lluvias en la época de los monzones. 




El trekking al Campo Base del Annapurna es uno de los más populares de Nepal. Es difícil caminar más de dos horas sin pasar por uno de los muchos Guest House que se hallan a pie de sendero, o en los pequeños pueblos que atraviesa. A caballo entre un refugio y un hotel, proporcionan todo lo necesario y permiten elegir las etapas de forma más flexible.


Hasta alcanzar la cota de 3000 metros la vegetación nos acompañó en todo momento. El clima tropical de la región, provoca que rara vez nieve por debajo de esta altura. Solamente la vista hacia el fondo del valle, con la mirada fijada a las nevadas laderas, te hace recordar que te hallas en cotas más elevadas que a lo que estamos acostumbrados en nuestra geografía.





Nuestro ciclo de rutina se adaptó enseguida al horario solar. Las casi doce horas de luz que disponíamos marcaban nuestro hábito de andar por las mañanas, para luego descansar y disfrutar de cada lodge que nos alojábamos. Además, los primeros rayos del día contorneaban las montañas, elevando la temperatura y  provocando con ello atronadores aludes que se oían en la distancia.





Testigo de todo el valle es el majestuoso pico de Machapuchare (6997m). Una montaña conocida también como Fish Tail, por su afilada silueta en forma de cola de pez. Montaña sagrada para los nepalíes, su cima jamás ha sido hollada como respeto a esta cultura. 



Alcanzada la cota 3500 metros todo cambió. El valle se abrió y nos trasladó al clima alpino y al paisaje de alta montaña. Nuestros pasos se ralentizaron y no paramos de hidratarnos para evitar el temido mal de altura. Habíamos visto el helicóptero en días pasados, realizando viajes de ida y vuelta desde el Campo Base a Ghandruk, y no queríamos que a nosotros nos sucediese lo mismo. 

El helicóptero de rescate es diminuto comparado con la grandiosidad del valle

Hay veces en las que la suavidad del sendero, con curvas y escaleras bien trazadas, te invitan a subir más rápido y ello provoca que las dos noches por encima de 3500 metros puedan surgir problemas de este tipo. Nosotros no tuvimos prisa y nuestras cortas etapas nos permitieron subir cómodamente y no sentir para nada la altitud más que al verla en la pantalla del gps.


La tarde en la que alcanzamos el Campo Base del Machapuchare a 3700 metros, fue el primer momento en el que contemplamos la vista más alpina del trekking. Difícilmente puede comprenderse las dimensiones de estas montañas cuando a esa cota todavía se ven inmensas.



Los minutos previos al atardecer los vivimos con los ojos de dos novatos en un trekking al Himalaya. Al poco tiempo el termómetro se desplomó. Desde el interior del helador comedor del lodge, contemplamos los juegos de la niebla que ascendía y descendía el valle como nunca habíamos visto en nuestras latitudes. 




Solamente nos separaban poco más de 400 metros de desnivel al Campo Base del Annapurna I. Una cima que apenas pudimos ver esa tarde, más que por unos segundos, antes de nublarse. Nos surgió la duda de si al día siguiente tendríamos la suerte de poder verlo, y con esa idea nos acostamos en nuestro saco de plumas, en la noche más gélida del trekking. A las cuatro de la mañana salimos con nuestros frontales para no perdernos el amanecer en el Campo Base del Annapurna (4125m). El intenso frío que sentíamos pronto disminuyó conforme ganamos altura. La nieve brillaba con la luz de la luna e invitaba a apagar la luz del frontal que chocaba contra nuestro aliento helado.



Alcanzamos el campo base antes del amanecer y pudimos, por unos minutos, vivir la soledad que pronto cesaría  al levantarse los que allí estaban alojados. 


La gran pared de la cara sur del Annapurna I (8091m) se encontraba completamente despejada. Cerca de 4000 metros de verticalidad, en forma de nieve y roca, te hacen sentir la pura felicidad de hallarte en el lugar que has deseado y que sin dudarlo es de los más espectaculares del planeta.


La cara sur del Annapurna I es la vía de acceso a un ochomil más peligrosa de toda la cordillera. La primera montaña de más de ocho mil metros de altura alcanzada por el ser humano es también una de las 14 montañas que superan la mágica cifra de 8000 metros y la más mortífera. Desde que en 1950 fuese escalado, solamente 192 ascensiones han tenido éxito, pereciendo más de 60 personas, lo que cifra en un 30% el índice de mortandad en esta montaña. Entre ellos visitamos las placas del ruso Anatoli Boukreev y el pamplonica Iñaki Ochoa. Del ruso es imprescindible la lectura de Everest 1996, donde se relata su proeza en el rescate de varios de sus clientes en el Everest, en cotas inhumanas para la gesta que realizó sin oxigeno. Mientras que el potente alpinista navarro, protagonizó en sus últimas horas de vida, el que fue uno de los rescates más importantes realizados en el Himalaya. El relato de esta increíble operación de salvamento es mostrada en el magnífico documental Pura Vida.



El amanecer entre tanta belleza , leyendo las placas de estos extraordinarios alpinistas, entristece y llena de admiración hacia aquellos que por encima del resto de mortales, han usado su altísima capacidad física y mental por encima de los límites de la vida. Sin dudarlo, el Campo Base del Annapurna es un lugar inolvidable y sobrecogedor.





A los pocos minutos el Annapurna I comenzó a cubrirse tal y como había predicho nuestro guía. Nuestra decisión fue bajar esa misma mañana y no pasar la noche en el Campo Base. Dimos la espalda a esas montañas y comenzamos el descenso con una mezcla de alegría y tristeza. El retorno del lugar anhelado, y los más de 1800 metros que teníamos que descender en esa tarde, nos llenó de pensamientos a cada paso de nuestras botas y bastones. Sabíamos que concluía parte de nuestro viaje y con él muchos metros de desnivel ganados este verano en nuestro Pirineo e Ibérica zaragozana. También me imaginaba qué pasos y cuales no bajaría con la bici, de tenerla en ese momento, en ese sendero infinito.




Camino del Campo Base del Machapuchare me dí la vuelta fotografiando a Pilar y a nuestro guía con la impresionante pared del Annapurna Sur. Gran suerte la mía al haber compartido esta experiencia juntos.


8 comentarios:

  1. Buen relato, detallando sensaciones y pensamientos. Me alegro de que los entrenos con Pilar hayan venido bien para afrontar la altura. Como no, como siempre mirando los pasos con ojos ciclistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javito, el mirar los senderos con ojo betetero es para la pobre Pilar, un castigo. Sobretodo lo fue en la Isla de La Palma. Menos mal que fuimos para allá a recorrerlos en bici. ¿Iremos algún día a Nepal?

      Eliminar
  2. Gran crónica acompañada de fotos muy representativas del lugar, me ha gustado mucho. Pili es monrealera y se nota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oscar tienes que ir. Y Pilar, ya ves que es más dura que el clima de vuestro pueblo.

      Eliminar
  3. Estoy impresionado con el reportaje, Adán.
    Me han ancantado las fotos y las descripciones con tu toque.

    A seguir así de bien!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Melo, tu blog siempre es una motivación
      Feliz año!

      Eliminar
  4. Q bonito relato. Me han encantado las sensaciones. Me alegro de q hayáis podido realizar esta aventura con el éxito esperado y que ahora podamos compartirla con vosotros.....aunk sea con unas pocas letras, muy bien escritas y emocionantes del todo!
    Pilika, eres la mejor! ;-)

    ResponderEliminar